Conversaciones en el laberinto, Canal Encuentro

                                                 Ver video

Conversación con Claudia Piñeiro sobre Borges y la matemática.
Laberinto Borges, casa de los hermanos Bombal.
San Rafael, Mendoza.

Ciclo de lectura Bienvenido Bob


Viernes 2 de diciembre
20 hs.
Casa Clara
Murillo 1202
Entrada libre

Presentación de Viejas revistas, de Lilian Neuman

Pasaje PAM - Rosario
(Lilian Neuman, Roberto Retamoso y Miguel Roig)

Lilian Neuman y Liliana Heker

Sobre Viejas revistas, de Lilian Neuman (Editorial Alción)

Una novela que logra capturar lo inasible, el trazo perdido del tiempo, la bifurcación de azar y destino, el paso de las edades,  desde un último refugio de la memoria: las páginas de revistas viejas, con su sabiduría involuntaria  de mezclas variopintas, de amores incendiados y efímeros, de consejos contradictorios, de triunfos estentóreos y derrotas de precipicio. Una educación sentimental que marca a fotos y titulares la vida entera. Lilian Neuman ha escrito una novela original y conmovedora con un elenco de personajes inolvidables y  materiales que parecían ya abandonados para siempre, en fardos atados con piolines… Una forma indirecta, sutil, reveladora, de contar a la vez el pasado de una generación,  y  partes olvidadas de nuestras vidas. 

Crimen y Pesquisa (libro sobre el género policial en Argentina)

El género policial en la Argentina (1870-2015): literatura, cine, televisión, historieta y testimonio)
Román Setton y Gerardo Pignatiello (compiladores)
PDF completo disponible (pedirlo a infogmartinez@yahoo.com.ar) 



Índice completo

Padres e hijos: Un aire de familia (de Eugenia Almeida)

Artículo de Eugenia Almeida publicado en La Voz con el título Padres e hijos con la misma profesión: Un aire de familia, noviembre 2016.

En la historia de la literatura existen muchos casos de padres e hijos unidos por la escritura. ¿Qué es lo que está en juego cuando eso sucede? De los Dumas a los King, un repaso por algunos casos famosos.

Padres e hijos. Lazos de por vida que no hemos elegido y que no podemos deshacer. Si hubiera que elegir una sola palabra para definir esa relación quizás la más adecuada sería "compleja". A ese vínculo y su complejidad se les puede agregar una variable más. ¿Qué pasa cuando padres e hijos eligen la misma profesión? ¿Y qué pasa si ese punto en común es la literatura?

Familias de escritores. Existen muchísimos ejemplos y diversas posibilidades, correspondidas o no: la admiración, el desprecio, la indiferencia, la competencia, el enriquecimiento.

Tessa y Roald Dahl; Carol y Mary Higgins Clark; Auberon y Evelyn Waugh; Mary Shelley y su madre, la escritora y filósofa Mary Wollstonecraft; David y John Updike; John Steinbeck  y sus hijos John IV y Thomas; Christopher y J. R. R. Tolkien; Klaus y Thomas Mann; Elvira Orphée y Flaminia Ocampo; Benjamin y John Cheever; Seepersad y VS Naipaul; Esther Tusquets y Milena Busquets. Apenas se comienza a buscar, la red de "padres e hijos escritores" viene llena de nombres. Y, a veces, de un solo nombre que sirve para designar a dos personas.

Entrevista para La Gaceta de Tucumán, octubre 2016

Entrevista publicada en La Gaceta de Tucumán con el título “Guillermo Martínez, el autor que leimprime filosofía al enigma criminal”, octubre 2016.

El escritor y matemático visitó la ciudad para estrechar las manos de Borges y Wittgenstein.

En el universo de Guillermo Martínez, las literatura, la filosofía del lenguaje y la matemática se transforman en tres perros que forman un círculo para morderse mutuamente la cola. Y la rueda empieza a girar y a girar y a girar dejando a su paso más preguntas que respuestas, más cuestionamientos que verdades absolutas, y sobre todo mucho más vértigo que abulia.
Con esos enigmas que lo apasionan apretados en su valija, el autor de “Crímenes imperceptibles” -la novela policial llevada al cine por Álex de la Iglesia como “Los crímenes de Oxford”-, desembarcó en Tucumán ayer para compartir su conferencia “De Borges a Wittgenstein: series lógicas y crímenes en serie”, en el simposio “Wittgenstein: mares de lenguaje”.

La razón literaria, entrevista de Nando Pagliaro

Entrevista publicada con el título Guillermo Martínez: “Me interesa una literatura que tenga un pieen la realidad”, en Polvo, septiembre 2016.

Por Nando Varela Pagliaro

Guillermo Martínez acaba de publicar La razón literaria, un libro que reúne ensayos, artículos y algunas conferencias que el autor de Crímenes imperceptibles dio en los últimos años. Un mediodía de otoño, nos encontramos en un bar del barrio de Colegiales para hablar del estado de la crítica, de los escritores de culto, de Borges como tema inagotable y de las similitudes entre el tenis y la literatura, temas alrededor de los cuales orbitan sus ensayos.

De algún modo La razón literaria es una continuación de La fórmula de la inmortalidad. ¿Qué cambió de tu forma de ver y entender la literatura desde aquel libro a éste?
Las ideas y los clichés que pongo en cuestión responden a una línea que desde lo académico baja a los suplementos culturales, pero que no necesariamente está en discusión de forma horizontal en la literatura argentina. Sobre todo, a partir de la aparición de muchas editoriales independientes y del surgimiento de otras maneras de comunicarse entre los escritores y sus lectores. Ya no hay tanta mediación de la crítica dominante con respecto a lo que se hace y a cómo se valora lo que se hace.  Han surgido otros modos de validación y otros modos de intervención, lo que hizo que hoy los suplementos culturales hayan perdido algo de fuerza y centralidad.

Esos cambios que nombrás, ¿te parecen positivos o negativos?
En algunos casos positivos, porque hay una mayor libertad, tanto para escribir en cualquiera de las estéticas que se elijan como para publicar. En otro sentido, extraño algo que tiene que ver con la formación literaria o la posibilidad de cotejar estéticas en base a lo que lecturas anteriores conectan con lo que se hace ahora. Me parece que se perdió ese vínculo. Ahora no necesariamente lo que se escribe lleva en sí una reflexión literaria sobre lo que ya está hecho en tal o cual campo. Muchas veces, cuando uno lee parece como si fuera una literatura de circunstancia, una literatura confesional, muy ligada al aquí y ahora, y a mí me interesa más la forma en que la literatura se conecta con lo que se ha hecho anteriormente.

En algún punto, ¿no es bueno olvidarse de la tradición a la hora de escribir?